GALLETAS SPRINGERLE

Galletas Springerle. Aroma de chocolate

Galletas Springerle. Aroma de chocolate

“Y la abracé, no con mis brazos. 

La abracé con todo el tiempo

que la había extrañado.”

Felicidades mamá.

Este día siempre me sabe a ti.

Sabe a manos txikiiticas y regordetas llenas de margaritas.

Sabe a vestidos de nido de abeja, a palomitas, a rosquillas.

Sabe a rodillas coloreadas con mercromina.

Me sabe a tus brazos. A tus besos.

Me sabe a tu canción, nuestra canción.

Hoy como siempre, te traigo flores. Flores de las mejores.

Mami de mis…

Estas galletas, quizá unos de las más bonitas que existen, son para ti.

Te quiero mama. Hoy y siempre.

INGREDIENTES

Ingredientes galletas springerle. Aroma de chocolate

Ingredientes galletas springerle. Aroma de chocolate

Estas galletas de delicados relieves son originarias de Alemania y, gracias al proceso de secado de la masa, conservan sus preciosas formas, perfectamente tras el horneado.

La receta que comparto con vosotr@s  es la de House on the hill.

Me gustaría que primero vierais su video. En él  podréis ver como es el proceso de elaboración de la masa.

A continuación os explicaré, paso a paso, cómo hacerlas.

 

Deciros que he reducido la receta de la masa a la mitad porque la receta original me parecía demasiado grande.

Con estas cantidades, os saldrán unas 16-18 galletas grandes.

  • 3 huevos L.
  • 60 gr de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 375 gr de azúcar glas.
  • 450 gr de harina normal y un poco más para trabajar la masa y dar forma a las galletas.
  • 50 de harina de maíz.
  • 1/4 cucharadita de bicarbonato de amonio o  Hartshorn. Este ingrediente lo encontraréis en tiendas de repostería. Lo podríais sustituir por 1/2 cucharadita de levadura en polvo, no sería lo mismo, pero serviría.
  • 1 cucharada de leche entera. Si usáis levadura, no hace falta.
  • 1/4 de cucharadita de anís en pasta. Podéis usar también de aroma de limón.
  • 1/4 cucharadita de sal.
  • Molde de galletas Springerle. Podéis conseguirlos en tiendas de repostería como María Lunarillos o Cukiart. Son caros pero ¡son tan bonitos! El mío fue regalo de cumpleaños ;).
  • Cortador de galletas.

Comenzaremos la receta mezclando el bicarbonato de amonio con la leche. Dejaremos reposar de 30 a 60 minutos.

Pondremos los huevos en el bol de la batidora y con el accesorio de varillas, batiremos durante 10-20 minutos a máxima velocidad. Veremos cómo aumentan de volumen.

Huevos montados. Aroma de chocolate

Huevos montados. Aroma de chocolate

Bajaremos la velocidad al mínimo y, poco a poco, iremos incorporando el azúcar glas.

Añadiendo el azúcar. Aroma de chocolate

Añadiendo el azúcar. Aroma de chocolate

Cuando esté totalmente incorporada, añadiremos la mantequilla poco a poco, hasta que esté completamente integrada.

Añadiendo la mantequilla. Aroma de chocolate

Añadiendo la mantequilla. Aroma de chocolate

Posteriormente, añadiremos la sal.

Añadiendo la sal. Aroma de chocolate

Añadiendo la sal. Aroma de chocolate

Incorporaremos ahora a la mezcla el bicarbonato de amonio disuelto. Batiremos.

Añadiendo la mezcla de bicarbonato de amonio. Aroma de chocolate

Añadiendo la mezcla de bicarbonato de amonio. Aroma de chocolate

Y después, añadiremos el aroma de anís.

Añadiendo el aroma de anís. Aroma de chocolate

Añadiendo el aroma de anís. Aroma de chocolate

Cambiaremos ahora las varillas de la batidora por la pala e iremos incorporando la harina a cucharadas hasta que la masa se despegue de las paredes.

Añadiendo la harina. Aroma de chocolate

Añadiendo la harina. Aroma de chocolate

Dejaremos reposar la masa en el frigorífico de 30 a 45 minutos.

Está masa debido al bicarbonato de amonio, no se puede consumir en crudo. Este problema desaparece con el horneado de las galletas.

Espolvorearemos la superficie de trabajo con harina y extenderemos la masa con un rodillo dándole un grosor de 1 cm.

Masa preparada. Aroma de chocolate

Masa preparada. Aroma de chocolate

Cogeremos el molde de las galletas.

Molde galletas springerle. Aroma de chocolate

Molde galletas springerle. Aroma de chocolate

Con un pincel, enharinaremos el molde, presionaremos uniformemente sobre la masa y levantaremos con cuidado. Veremos como queda impreso el dibujo en la masa. Al principio, puede que os cueste un poco, pero a medida que vayáis haciendo, le cogeréis el truco.

Dando forma a las galletas. Aroma de chocolate

Dando forma a las galletas. Aroma de chocolate

Posteriormente, cortaremos la galleta con el cortador.

Recortando la galleta. Aroma de chocolate

Recortando la galleta. Aroma de chocolate

A continuación, la colocaremos sobre una bandeja para que se seque.

Así,  una a una.

Galletas reposando. Aroma de chocolate

Galletas reposando. Aroma de chocolate

Cuando tengamos todas las galletas preparadas, las dejaremos reposar, como mínimo, 24 horas al aire en un lugar fresco (15-18º C).

El secado de la masa es lo que hará que no pierda el dibujo con el horneado.

Sabréis que están listas si veis el surco de secado que queda tras el reposo. Mirar la foto.

Surco de secado. Galletas listas. Aroma de chocolate

Surco de secado. Galletas listas. Aroma de chocolate

Al día siguiente, precalentaremos el horno a 130º con calor arriba y abajo. Las hornearemos en bandeja sobre papel de horno.

Antes de introducirlas en el horno, pasaremos nuestra mano humedecida ligeramente por la parte posterior de cada galleta. Esto hará que no se partan por arriba con el calor.

Si utilizáis moldes grandes,como el mío, necesitaréis de 20 a 25 minutos. Con moldes más pequeños, tendréis que reducir el tiempo.

Conviene sacrificar un par de galletas para calcular el tiempo de horneado. Si nos pasamos las galletas perderán ese blanco característico y se dorarán. Si nos quedamos cortos, se hundirán al sacarlas.

Las galletas aumentarán de volumen con el horneado y se dorará ligeramente la base cuando estén hechas.

Posteriormente, las sacaremos y las dejaremos enfriar sobre una rejilla.

¡¡No me digáis que no son preciosas!!

Galletas Springerle. Aroma de chocolate

Galletas Springerle. Aroma de chocolate

Estas galletas aguantan hasta 6 meses en cajas de metal. De hecho, su sabor va mejorando a medida que pasa el tiempo, sobre todo a partir de la cuarta semana de haberlas hecho. Tendréis que resistir la tentación de comeros alguna.

Podéis meterlas en bolsitas de celofán, cerrarlas con alguna cinta bonita y regalarlas a alguien especial. 😉

Animaros a hacerlas.

Yo me despido.

Hoy con una canción que va dedicada a la que para mí, es simplemente, la mejor.

Va por ti mami.

Un beso enorme,

Lu 🙂

 

Follow me on social networks!

 

8 thoughts on “GALLETAS SPRINGERLE

  1. Preciosísimas ¡qué bonitas!, me ha gustado que se las dediques a tu mami.
    Te han quedado perfectas.
    ¡Gracias por compartir la receta y el paso a paso!

  2. Me encantan todas tus recetas, son espectaculares! ¿Has pensado en darte a conocer en alguna red social especializada? Hay una app que se llama Foodies Moveando y seguro que tendrías mucho éxito. Yo te voto! 🙂

  3. Os puedo asegurar que son preciosas!!!! Tiernas, finas, elegantes!!!! Las mejores!!! Como tú Luci!!!!!
    Eres increíble!!!!
    No cambies nunca!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *